lunes, 1 de noviembre de 2010

1995 - una 1ª parte de algo

por @chachachato

Hoy arranco con un vaso de whisky barato, un cigarro a medias, una maldición gitana anunciada, cansancio acumulado por largas jornadas laborales y ganas de reencontrarme con ustedes mientras me relajo con estas letras. Le llamo “ejercicio de re-reconocimiento”.¡Qué pinche gustazo me da volverlos a tener por aquí! Bueno, al grano. Estaba pensando en algo de la música que está en peligro de extinción. Tal vez sea mi típica necedad de recordar discos viejos y conceptos ya usados, pero siempre me gusta homenajearlos y pensar que a veces las cosas nuevas no se hacen como antes.

Siempre he sido fan de los discos conceptuales como los que hacía Rick Wakeman que, entre 1974 y 1975, creó los discos más memorables que pueda haber escuchado cualquier mortal: Journey to the Centre of the Earth, The Myths and Legends of King Arthur and the Knights of the Round Table y Lisztomanía. Veinte años después su influencia siguió en otros lugares, por ejemplo, México. Esto se pone cabalístico.

La historia comienza con un suave palpitar y algunos efectos de un sintetizador bastante rudimentarios para esta época (sin embargo, aún usados como si fueran nuevos). Después de unas cuantas vueltas se oye la voz un bebé llorando y arranca el disco diciendo: “Despierta de tu sueño. Respira profundo. Bienvenido a la vida. Tu alma está por nacer”. El cuero se empieza a enchinar, la sensación puede ser un poco abrumadora y... Bueno, el resto es historia.

Es una abstracción muy sencilla sobre el ciclo de la vida que Aleks Syntek y la Gente Normal hizo en este disco conceptual denominado “Bienvenido a la Vida”. Nos pasea por diferentes etapas y reflexiones: “perder la fe de antes”, “no sé por dónde empezar”, “los hijos del fin del milenio” y algunas otras que merecen la pena meditar cuando uno se encuentra aplastado en su futón, con unas bocinas retumbando y las manos ocupadas en vasos, cigarros y teclas como este su charro negro.

Es uno de los discos mejor pensados que puede haber en el México de 1995 en lo que, del otro lado del charco, What’s the Story, Morning Glory? le daba en su madre a los charts donde ya un cansado Elton John, una aburrida Annie Lennox y un meloso Phil Collins dominaban. The Bends coloca en el ojo de la gente a Radiohead, las chavas conocen a su primera voz de la generación con Jagged Little Pill de Alanis en Gringolandia mientras le lloraban a un finado Cobain. En México era lo que pasaba en la escena de la música inteligente como la llamaba Aureo Baqueiro. Era un comienzo muy interesante. ¿Qué sucedió? Mercurio y anexas; el resurgimiento de Fobia con Amor Chiquito; uno de los discos peor producidos en su historia con el mejor volumen de ventas (paradójicamente) entre los sabedores; y el futuro luto por Caifanes.

Recomiendo ampliamente este disco. Es uno de los pocos discos conceptuales de calidad que ha existido en México. Hoy en día hay tanto intento fallido como el imperdonable Memo Rex Commander del chico que hace cosas con la fresca justificación “porque te odio”, que por eso es la necesidad de recordar tanto.

Si tienen un chance de echarle una oreja a este disco, háganlo. Piensen en 1995, piensen en todo lo que sucedía en 1995. Vean los diseños inspirados en Magritte, en las ideas de Alan Parsons Project ejecutadas por un interesante diseñador llamado Sergio Toporek. Les aseguro que no se arrepentirán a pesar de ser gustosos de la estridencia. Les dejo una probada de este discazo. Sigo posteando.


2 comentarios:

  1. Siempre he pensado que es el mejor disco de Syntek, el disco en el que se alejo un poquito de la zona de comfort que le da el pop tonto para hacer algo verdaderamente chingon

    ResponderEliminar
  2. Wooow!!! super bueno tu post. Sin duda uno de los mejores trabajos de Aleks Syntek y de lo mejorsito hecho en Mexico conceptualmente hablando.

    Recomiendo ampliamente Cancion de cuna #2, compuesta x Vicente Uvalle!

    ResponderEliminar

Bienvenidos comentarios!!!