martes, 19 de octubre de 2010

Historias de Starbucks parte 1

Casi siempre que voy a Starbucks me suceden cosas extrañas. En verdad ¡Extrañas!. Hace tiempo les comenté que al salir del Starbucks y del estacionamiento, la máquina cobrona me pidió 3 pesos a los cuales le di 5 y me marcó que me faltaban 2. ¡No me voy a estar peleando por 2 pesos! ¿verdad? bueno pues metí los 2 más y tal como el DeLorean a Marty McFly a mi me transportó esa maquinita a las Vegas, pues me empezó a aventar monedas de 5 pesos... 9 en total. Pero, agarrarlos ¿está mal?.

Yo comenté que sí me los quedé porque eran las 7:05am, no había nadie alrededor y soy cliente frecuente de ese estacionamiento que cobra a 25 pesos la hora. En fin. Ese dinero tenía un propósito y yo tenía una historia.

El día de hoy de nuevo me levanté tarde y no me hice café por lo que asistí una vez más a mi hermosa solución inmediata de cafeína comercial llamada Starbucks. Siempre que llego me reciben como "Hooooola Lupita qué vas a querer". ¿Lupita? Sí, ya que mi nombre se les hace difícil de pronunciar o escribir o entender, a todos les digo que así me llamo.

Hoy mi Venti Light Latte llamado Lupita viviría otra historia más: La terminal no funciona y ya pasaron dos veces mi tarjeta (Es chistoso que me digan lupita y mi tarjeta tenga otro nombre y aún así me cobren, pero bueno). En esa segunda vez que me cobraron, se acerca el señor de atrás y les dice a los chavos que él lo paga a lo cual OBVIAMENTE ME NEGUÉ. Me dijo que él sabía lo que era que no sirviera la terminal y que si algún día veo que a alguien le pasa lo menos que puedo hacer es lo mismo que él.

Jajaja, ¡Qué chido encontrarte gente así!. Ustedes dirán "ttttttsss wera te estaban echando el can", y no lo creo. Quiero pensar que todavía hay gente educada, que ve por los demás, lo que pasa es que nunca me había topado con una de ellas. Se siente padre pensar que habemos más personas así y que cuando me dejan pasar los coches en la calle no es porque me ven guapa sino porque ven por los demás. Ya me estoy cansando de justificar la falta de educación y el egoísmo de la gente. No puedo vivir pensando en "por eso está como está" "por eso odian a los que trabajamos un chingo y ganamos más" "por eso no va a salir adelante". Eso se llama ACEPTAR a una sociedad que se está yendo a la fregada.

¿Cómo? fácil: Si una persona pasa al lado de ti y te empuja sin decir perdón o con permiso, hazle ver que está mal, que eso no se hace, porque lo seguirá repitiendo y pensará que es NORMAL. En cambio si lo dejas pasar y dices "para qué le digo algo si es un animal" ahí estás permitiendo que se siga yendo a la mierda nuestro entorno. (Ojo: Todo depende del tamaño del gorila, los que sobrepasan 1.80 y hacen esas cosas ya no se les desarrolló mucho el cerebro y no creo que te entiendan)

No se, yo siempre me meto en problemas por tratar de ser una justiciera y decirle a la gente que hay cosas que no se deben hacer. No digo que yo haga todo perfecto, simplemente me voy a lo básico que todo ser humano y sociedad debería hacer.

De este día aprendí dos cosas:
La primera es que cuando pienses en rendirte a hacer el bien, ser educado y ver por los demás porque nadie lo hace, siempre habrá alguien que te hará regresar a ese camino.
La segunda es que si hubiera guardado el pinche cambio que me dio la máquina del estacionamiento hace 2 semanas hubiera tenido para pagar el maldito Venti Light Latte.

10 comentarios:

  1. Bien hecho wera.

    Yo soy igual que tú a veces siento que ya nos acostumbramos a decir que por eso este país está de la chingada y no hacemos nada. El otro día en el mismo Starbucks (he ido dos veces en mi vida) una monita muy de alta alcurnia a huevo quería pasar por donde estaba yo, solo le dije: "Ahh quieres pasar?, no entendía solo tus empujones" y me hice a un lado, solo se quedo con cara de plato y dijo gracias.

    Seguido me pasa cuando vengo al trabajo que por como están construyendo se limitan los carriles y tienes que hacer una fila enorme para dar vuelta, como buen ciudadado que siempre intento ser (para darle el ejemplo a mis hijos) me formo, pero no faltan los que se quieren meter más adelante... como también no falta, el que lo deja pasar porque se le hace ser amable o su buena acción del día.

    Esto me da muchísimo coraje, luego se quejan de que siempre hay alguien que quiere pasar encima de tí y es porque nosotros mismos los dejamos. No estamos siendo amables ni haciendo nuestra buena acción del día dejando meter a uno que no se formo como todos los demás y burlandonos de todos los que están detras y esperando paciente y ordenadamente pasar.

    Se trata de actuar como sociedad, no de hacer acciones nobles con gente que se quiere brincar la puerta y pasar encima de todos.. se trata de crecer, de madurar y de reaccionar ante los problemas que la vida nos da y que por costumbre, flojera o hueva, no queremos cambiar.

    Buena entrada Wera, como siempre.
    Carlos

    ResponderEliminar
  2. Muy Bien Wera! Por eso me caes tan bien! Educación es lo que más necesita el país, educación de todo tipo, tamaños y formas. Todavía hay gente buena en el mundo por eso no ha llegado el día del juicio final!!! Jajaja

    ResponderEliminar
  3. Estuvo chido, ahora les cuento que traía prisa, no pagué el café pero les dije que regresaría a pagarlo. Obvio ahorita ya fui a pagarlo y el chavo que atendía andaba medio enojado porque me fui. Sorry, según las políticas de Starbucks si el problema es de ellos te regalan el café o te dan cosas gratis... tendré que hacer una entrada a cerca de la gente que creen que donde trabajan es de ellos y le dan en TODITA LA MADRE...

    ResponderEliminar
  4. yo si me he encontrado gente amable, pocas, pero las hay, y trato de ser lo mas amable que puedo, aunque es cierto que luego te sacan de tus casillas, pero tratas de normalizarte y dejar que todo fluya normal XD buen post n_n

    ResponderEliminar
  5. Pues es muuy cierto, no nos cuesta nada ser amables y pensar que poco a poco vamos dejando una huella en la vida (atención,no solo en la nuestra),podemos pasarnos toda la vida mentando madres o tranquilizarnos y contar hasta diez o hasta mil según sea el coraje, pero vamos, prefiero pensar como en la película "Cadena de favores" que si yo ayudo (o en este caso ser amable con alguien),los demás tambien pueden hacerlo. Ojala todos pensaramos en los demás no solo en nosotros. BUenisimo tu blog Wera,un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ey Wera, yo soy gorila de 1.80 y no por eso paso sin pedir permiso :P Pero si es cierto la falta de confianza en las demas personas, desde el dejar pasar a alguien hasta las q estan pidiendo para la virgen de la caridad. Con respecto a tu comentario de gente q se cree dueños de los negocios es otra historia, en infinidad de lugares, gracias a estas personas les dan en toda la torre pues espantan a los clientes. Saludos desde el puerto jariocho, x cierto, q mal lo de tu viaje de Veracruz al Dfectuoso, ojala si vuelves a viajar en ADO te toque ya un autobus decente.

    ResponderEliminar
  7. "La primera es que cuando pienses en rendirte a hacer el bien, ser educado y ver por los demás porque nadie lo hace, siempre habrá alguien que te hará regresar a ese camino."
    Me gustó eso!!!

    ResponderEliminar
  8. Estas historias pasan todos los días en nuestra Ciudad y, tienes razón, todavía hay/habemos gente buena... o mejor llamémosle consciente y con sentido común.
    BTW yo también habría guardado las monedas gratis =)

    ResponderEliminar
  9. Me encanto tu post!!! y esas son las peque;as grandes cosas que hacen la diferencia. Las cosas buenas se reproducen tratemos de vivir la vida siendo amables y "educados" y tarde o temprano los demas se acostumbraran y llegara el dia en que todos actuemos asi.
    En nuestras manos esta la posibilidad de cambiar Mexico

    ResponderEliminar
  10. nel te queria ligar...

    la gente es egoista y sera siempre egoista..

    pero bueno... vivamos en ese pequeño placebo que nos creamos día a día.

    a todo esto Lupita... cual es tu nombre?

    slds!!!

    ResponderEliminar

Bienvenidos comentarios!!!